Qué es la cirugía refractiva y para qué sirve

¿Qué es la cirugía refractiva?

La cirugía refractiva es una serie de procedimientos quirúrgicos encaminados a corregir los defectos de enfoque visual  (defectos refractivos) como son la miopía, la hipermetropía y/o  el astigmatismo.

La cirugía refractiva se ha convertido en los últimos años en una gran rama especializada de la Oftalmología.  Los últimos progresos en tecnología avanzada han permitido que los defectos de refracción tengan una opción de tratamiento quirúrgico. Las operaciones de miopía, hipermetropía a y/o astigmatismo (ametropías), han conseguido resultados extraordinarios traducidos en efectividad, equilibrio y seguridad,  proporcionando la reducción e incluso la eliminación de la dependencia de gafas o lentillas. Las técnicas más empleadas son las realizadas con cirugía láser (Lasik, PRK).

Estas 2 técnicas son tratamientos quirúrgicos punteros para la eliminación de las ametropías altas y medias. Sin embargo para altas ametropías y pacientes con poco espesor corneal por ello no son aptos para la realización de cirugía láser, ha habido un aumento en técnicas intraoculares fáquicas ICL (implantando una lente entre el iris y el cristalino) y conservando así el cristalino natural del paciente. Los defectos refractivos también se pueden corregir con lentes intraoculares pseudofáquicas, en estas si reemplaza el cristalino y  se utilizan en las cirugías de cataratas y vista cansada, condicionadas normalmente para pacientes mayores de 50 años.

La cirugía refractiva se ha convertido en uno de los tratamientos quirúrgicos más frecuentes en el mundo. Si los pacientes cumplen escrupulosamente con los requisitos y límites para poder ser aptos a la cirugía refractiva, los resultados por lo general son excelentes y fiables con un grado de satisfacción superior al 95%. Por supuesto es indispensable realizar el estudio preoperatorio para confirmar que todos los criterios de evaluación garanticen un resultado satisfactorio.

Cirugía refractiva: técnicas utilizadas

  1. Cirugía refractiva con Lasik – es la más utilizada en cirugía refractiva para la corrección de la miopía, hipermetropía y/o astigmatismo. Se aconseja en casos de hasta 8 dioptrías, es una intervención quirúrgica que tiene una duración de 5 minutos, es segura, personalizada e indolora. La recuperación es rápida y sin apenas molestias.
  2. Cirugía refractiva con PRK – se aconseja para la eliminación de los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) en casos de hasta 8 dioptrías, con poco espesor corneal o con ojo seco. El post operatorio es un poco más lento y molesto.
  3. Cirugía refractiva con ICL (implantación de lente intraocular fáquica – indicada en altas graduaciones de hasta 20 dioptrías de miopía y de hasta 9 de hipermetropía. Es una operación reversible dando posibilidad a realizar futuras intervenciones quirúrgicas. Es cirugía es la mejor opción para los pacientes por diferentes motivos, no son aptos para realizarse la cirugía refractiva con láser.

Cirugía refractiva: todo lo que debes saber

  • Es una operación que se realiza con anestesia en gotas, es rápida y sencilla.
  • La cirugía antes, durante y después de la cirugía es indolora, puede sentir unas pequeñas molestias en el postoperatorio que se pasaran con un analgésico.
  • Antes de realizarse el estudio previo a la cirugía, las personas que utilizan lentillas deben acudir sin haberlas usado al menos durante los 7 días previos.
  • Es una cirugía ambulatoria no necesita ingreso hospitalario.
  • Tras la operación los molestias son muy leves y los resultados inmediatos.
  • En el estudio previo se confirmara que el paciente cumple con todos los requisitos para operarse de cirugía refractiva y con qué técnica.
  • El paciente tendrá que venir acompañado al estudio previo y a la cirugía.

Cirugía refractiva: la operación, ¿qué tienes que saber?

Para la corrección de los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) la cirugía refractiva es la mejor alternativa para solucionar la dependencia de gafas o lentillas. Pero este procedimiento quirúrgico no se puede utilizar en todos los casos. Cada una de las técnicas que componen la cirugía refractiva tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Una parte esencial para el paciente a la hora de operarse de cirugía refractiva es que conozca las indicaciones, contraindicaciones, precauciones… que existen a la hora de realizarse el tratamiento quirúrgico. Si la persona es apta y no existe contraindicación que impida la realización del tratamiento, el paciente junto con el cirujano debe decidir la cirugía más apropiada (laser o lente intraocular). El paciente siempre debe obtener toda la información posible, así como recomendaciones y advertencias sobre el proceso a realizar.

Las indicaciones son las condiciones que el paciente debe reunir para realizarse sin mayor problema la cirugía. No existe una indicación médica general pero se puede tener en cuenta como indicación en los siguientes requisitos:

  • Si el paciente es mayor de 18 años
  • Si se tiene una graduación estable durante el último año
  • Si el paciente quiere eliminar la dependencia de gafas o lentillas
  • Si no se padece ninguna enfermedad ocular que contraindique la intervención
  • Si se sufre de un defecto refractivo que se encuentre dentro de los límites para realizar cualquiera de las técnicas
  • Si se aceptan los riesgos posibles relacionados con el con el  procedimiento

Las contraindicaciones son los límites oculares por los que la cirugía no debería realizarse debido a los posibles riesgos de no obtener un resultado satisfactorio del procedimiento, tales como:

  • padecer Queratocono o alguna deformación corneal
  • sufrir enfermedades vasculares o autoinmunes
  • estar embarazada o en periodo de lactancia
  • estar tomando cualquier medicación que provoque cambios en la graduación

Las advertencias se comunican al paciente en caso de circunstancias en las que puede haber un riesgo importante en el procedimiento en caso de:

  • alergias graves
  • grado severo de ojo seco
  • antecedentes de queratitis por herpes simple o herpes zoster
  • ser diabético
  • cicatrices o Queloide dermatológico

Hay que tomar precauciones en caso de que el procedimiento no cuente con la seguridad y eficacia adecuadas para la realización del procedimiento en pacientes:

  • menores de 18 años de edad
  • con enfermedades oculares
  • con anomalías en la córnea
  • con cirugía intraocular o corneal realizadas con anterioridad
  • con glaucoma
  • con pupila pequeña

La unidad de cirugía refractiva de clínica oftalmológica coro con una trayectoria de más 20 años ha realizado miles de tratamientos quirúrgicos a pacientes que pusieron su confianza en nosotros, alcanzando un alto grado de satisfacción en los resultados de los pacientes. Pide cita ya y realiza tu estudio preoperatorio gratuito en nuestra clínica oftalmológica de Madrid Coro.